miércoles, 13 de abril de 2016

Veo, siento, escucho que me está ocurriendo en ese momento

Transitamos toda la mañana, cada uno con una experiencia y vivencia distinta…¿qué sentimos?

El cuerpo guarda memoria emotiva y vínculos afectivos que acompañarán a los niños a lo largo de todo su desarrollo.

En sus actividades cotidianas, se vinculan con los movimientos de su cuerpo, sus emociones, y van adquiriendo un conjunto de saberes relacionados con sus acciones que les permiten crecer y desenvolverse en forma cada vez más autónoma.

Por este motivo en este Espacio de encuentro, entre el momento de Comedor y el Inicio de los diferentes Talleres es importante que se realicen pequeños “juegos” que le permitan regular su energía.

 Esta transición a la quietud favorecerá…
· La concentración y el aprender a ignorar las distracciones,
· El aprender a emplear la conciencia de la respiración y aprender a tranquilizarse cuando se enojan,
· El aprender a estar menos “reactivos” a diferentes situaciones que los irriten,
· El aprender a desarrollar la resiliencia,
· El  desarrollar habilidades como: la paciencia, humildad, generosidad, alegría y bienestar.

Aquí algunas fotos del momento compartido…